top of page

La Pesadilla de ser Wedding Planner

   




  Este ha sido uno de mis posts más populares, será porque me nació desde el fondo de mi corazón escribirlo y donde compartí la incómoda realidad que vivimos todos los que nos dedicamos a la organización de eventos. Cada que vuelvo a leerlo me hago consciente del "trabajal" que representa y todo por lo que pasamos durante meses para que nuestro trabajo supere las expectativas de nuestros clientes y sigo sin entender cómo es que hay gente que sigue prostituyendo la profesión que dicen amar tanto. ¡En fin! no todo es miel sobre hojuelas ni glamour, si te quiero dedicar a la organización de eventos porque viste la película de Jennifer López y crees en los cuentos de hadas, te invito a que leas esto (bajo advertencia no hay engaño).

     Para todos aquellos que creen que el trabajo de wedding planner, está lleno de amor y glamour, les voy a contar el lado oscuro de la profesión, de lo que casi nadie habla y nadie ve, pero que todo wedding planner profesional padece.

Antes de decidir si quieres ser wedding planner, te invito a que leas y pienses si estás dispuesto a vivir todas y cada una de estas situaciones, porque te aseguro que no te escaparás de ninguna.


Olvídate de los fines de semana: Crecimos condicionados desde la escuela a que tenemos los fines de semana para descansar, si te quieres dedicar a la organización de bodas, olvídate de esto, mientras la gente comienza a dar gracias porque ya es viernes, para ti comienza uno de los momentos más estresantes de la semana, las horas previas al evento.


Tus reuniones familiares pasan a segundo plano: Si tu familia es como la mía "familia muegano", donde a todos lados van juntos, los fines de semana organizan asados y reuniones familiares, piensa si estás dispuesto a renunciar a cumpleaños, bodas y demás, porque tú seguramente tendrás boda el día que ellos puedan reunirse.


Tendrás jornadas laborales interminables: ¡No sólo el día del evento! durante un evento puedes llegar a trabajar 24 o hasta 30 horas sin dormir, pero durante la semana, en temporada alta